Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

¿Y los padres dónde están?

miércoles, 16 de abril de 2008

Entre tantas teorías sobre las razones de la violencia de los chicos, la drogadicción y hasta el embarazo adolescente que las relacionan con la televisión, los videojuegos, las influencias y demás, ¿a nadie se le ocurre pensar en los padres, que tienen hijos sin ganas, deseo ni preparación y están más preocupados por parecer de 20 que por cuidar a un hijo de 20?

5 comentarios:

Blackbird dijo...

Justamente estuve pensando mucho en eso, y es algo que veo a diario debido a mi trabajo (docente).
El otro día en el programa de Nelson Castro, escuche algo muy interesante.Vivimos en un pais donde nuestros dirigentes son violentos, apoyan la violencia y la legitiman constantemente (piqueteros, cortes de calles y rutas, discursos patoteriles, amenazas, grupos de "apoyo", etc etc etc).
Todo eso, es violencia. Seria utopico pretender un pais libre de violencia, cuando nuestros dirigentes son legitimadores de la violencia. Eso en primera instancia me resulta certero.
Por otro lado, veo constatemente como docente, la ausencia de los padres. Desde el más mínimo detalle hasta el mas increible(padres que traen al jardin a sus hijos de 4 meses sin desayunar, argumentando que si le dieran ellos la mamadera tendrian que levantarse una hora mas temprano). O padres que niegan ciegamente conductas evidentes de sus hijos, o padres que no pueden ni siquiera peinar a un nene de 2 años porque la nena es "imposible".-
Tengo miles de ejemplos de padres ausentes o con falta total de autoridad frente a sus hijos.
Pero tambien es cierto, que no es que la culpa la tiene la tele. La culpa la tienen los padres que permiten que sus hijos crezcan frente a la tele, sin discernimiento, sin reflexión, y porque es mas facil que el nene se quede callado un par de horas y ellos puedan hacer lo que les plazca.

Coki dijo...

Blackbird, exactamente. Tu comentario es mucho mejor que el post que lo genero.
Respecto a lo de Nelson Castro, coincido parcialmente. Tambien es un pais y estado que validan la corrupcion (ver, por ej., la "multa" a Telerman por su titulo falso o Cobos hablando de los fondos de Santa Cruz como si fuera una decision personal traerlos y no hubiera leyes clarisimas respecto a ese tipo de cosas).
Pero no estoy seguro de que eso sea exactamente "violencia". Realmente no lo se. Me parece que son señales de estimulo al robo, a creer que todo da lo mismo, etc.
Creo, como bien señalas, que la clave de muchas cosas esta en los padres.

Ella dijo...

blackbird, cuanto de verdad que hay en lo que decís... es increíble que los padres digan que sus hijos son "imposibles"!!! Lo escuché muchas veces...
que le pasó a la generación que hoy es padre y madre?? no me lo explico..
O será que ellos sí están influenciados por la tele, la moda, y demas..???

cristinitanavarrense dijo...

Dejense de joder con que la tv,la compu,los jueguitos hacen màs violentos a los chicos.Se le han scapado de lamanos a los padres y el sistema educativo con la nueva palabra "escuela inclusora"las docentes se encuentran con cada Jaimito que no saben que hacer porque muchachos no hay castigo hay "inclusiòn"hacer trabajos interdisciplinarios,no penitencias,permitir que te reputeen,y hata que te peguen.Que alguna maestra se la devuelva,sumario y afuera.Soy docente jubilada si hoy tuviera que estar en el cargo gritarìa "AUXILIO;SOOOOCOOORRROOO"

Coki dijo...

Cristinavarrense, exactamente, a eso me refería.
Ahora, por qué pensás que se le dedica tanto espacio a las cosas que mencionás (y hasta me atrevo a incluir al aborto) y tan poco a educar y controlar a los padres?
Pareciera que hay que cuidar afanosamente la vida, pero sólo hasta que sale de la panza. A partir de ahí, está a su suerte.
Historias como las que cuenta Blackbird o las que vos habrás vivido son la construcción de la adolescencia vacía de mañana.