Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

Les Luthiers - Perdónala

viernes, 20 de junio de 2008



Más Les Luthiers.

5 comentarios:

chimango dijo...

hehe, tengo el dvd; me lo conozco de memoria (y aun así lo acabo de volver a ver) Lo único que me da bronca de ellos es que cancelaron la función en Mendoza para dar ese espectáculo gratis en Bs. Aires y me quedé con las ganas.

Coki dijo...

Me pasó algo parecido: lo acabo de volver a ver desde esta misma página.
Ahora, no te parece que, más alla de motivos obvios, las últimas cosas no son tan buenas?
Los fui a ver en los dos últimos espectáculos y varios chistes me parecieron muy obvios, medio sobreactuados y con referencias escatológicas y sexuales que no eran su estilo (ni el mío).
Igual, son fabulosos y no los discuto (no se me vengan encima justo en un post donde buscaba evitar que me insultaran por un rato).

gunter dijo...

Cierto Coki. Los sigo de toda la vida y advierto que no han escapado a la decadencia generalizada. Probablemente por el mercado. Un amigo fue hace unos pocos años a verlos y me comentó azorado que el público se retorcía de risa ante cualquier comentario picarón siempre que fuera manifiesto y sencillamente se le pasaban por alto las sutilezas e ironías inteligentes que los caracterizaron siempre. Debe ser difícil para ellos hacer humor para una sociedad cada vez mas embrutecida.

Coki dijo...

Gunter, me pasó EXACTAMENTE lo mismo. Entiendo que ellos tienen "risa previa" asegurada y el carisma y demás, pero siempre me impresionó el humor argentino. Necesitan que los chistes sean muy obvios y predecibles, que no haya dudas. Por qué será que no hay lugar para la sutileza, para el triple sentido, para la ironía más fina?

Cosmo Kramer dijo...

Coincido con ustedes. Estaba fuera del país y fui a ver el espectáculo de ellos y la gente se reía demasiado, pero demasiado...fue un plomazo, no había diferencia de risas mientras entraban, durante el acto o cuando saludaban y agradecían, todo era risa...ah y los que se sabían los actos de memoria gritaban el remate antes que ellos, qué ganas de pegarles...