Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

La misa, la procesión y la máquina de hacer chorizos

lunes, 22 de septiembre de 2008

En más de una oportunidad dije que la ideología me importa poco. Tengo, más o menos, definida la mía y, como todo argentino, estoy seguro de que es la que salvaría al país (y al mundo).

Pero creo que hoy no es momento para pensar en eso sino para resolver problemas más urgentes. Para materializar una ideología (una persona, un país), primero hay que tener la panza llena y un futuro. 

Hoy Argentina (y Latinoamérica en general) pendula (quizás "se tambalea" sería más preciso) de izquierda a derecha. Se supone que tenemos un gobierno de izquierda, pero quiere hacer un tren bala, miente con la inflación, otorga subsidios regresivos, sostiene impuestos también regresivos y el Gini se mantiene estático. Podría parecer de derecha, pero insulta a todo el mundo, denuncia complots de todo aquel con un peso / dólar para invertir, alecciona a Estados Unidos sobre su crisis y de pronto decide apropiarse de la "riqueza extraordinaria" de un sector.

Por ejemplo, Menem (que me parece nefasto, aclaro) tenía claro el rumbo que quería tomar. Decidió que el futuro estaba en el mundo. Entonces hizo lo posible para que ese mundo quisiera acercarse: mercado abierto, estabilidad monetaria, libre movimiento de capitales, privatizaciones, relaciones carnales. El motivo es el de siempre: coimas y negociados. Y en cantidad.
Pero tomó una decisión y fue consecuente con ella.

Está claro que no tiendo a tener ideas de izquierda. Creo más en el mercado que en el Estado. Pero, como dije, eso es algo para discutir más adelante.

Si tenemos un gobierno que se vuelca hacia ese lado y es consecuente con él, me parece perfecto. Gritemos contra EEUU, el FMI y todas sus operaciones basura, redistribuyamos el ingreso progresivamente y seamos felices.
Pero no podemos ir una semana después a pedir dinero y exigir inversiones.

Supongamos que quiero que me tomen en una empresa. Una tabacalera. Si en la entrevista digo que para ellos es una gran oportunidad tomarme y a la semana me empiezo a quejar de que generan cáncer, que quieren que los chicos se hagan adictos, que sus lobbies son enormes y mafiosos, es lógico que me echen.
Tengo derecho a pensar que son una porquería. Pero no puedo pretender que tengan ganas de que trabaje con ellos. Mi vida laboral pasará por otro lado.
Otra opción, si soy políticamente astuto, es callar mis ideas y usufrucutar al máximo las ventajas de trabajar allí.

En Argentina muchos tienen antipatía por Estados Unidos. Ya sabemos el discurso: la CIA, Allende, la Escuela de las Américas, el plan Cóndor, Iraq, Bush, el neoliberalismo. Y es todo cierto.
Pero apenas hay una crisis todos corremos a comprar dólares y pedirle créditos a las instituciones más arquetípicas de su sistema.
 
Me parece que es hora de decidir qué queremos.

17 comentarios:

El Redentor dijo...

Sabias palabras

Fernando Ricápito dijo...

Es genial lo que exponés, aplaudimos el default y despues de la renegociación queremos que todos vuelvan a poner plata, todos queremos tener la "educación" y la "salud" de Cuba pero queremos ganar en U$S, las cotizaciones de las propiedades están en dólares, no se por que no nos damos cuenta que nuestro inconsciente está en el "gran" país del norte, como bien decís, ante cualquier problema salimos a comprar "verdes"

El Pájaro dijo...

Muy correcta tu apreciación.
Respecto al inconciente colectivo de salir a comprar dólares a la hora de ahorrar, invertir, cubrirse ante los vaivenes financieros. Me recuerda a los dichos de la gente cuando en el 2001 le confiscaron sus ahorros en los bancos, y decían “yo dejé la plata acá porque confié en el país, por eso deposité dólares y quiero que me devuelvan dólares”. Algo bastante inconsistente, porque si uno confía en un país y su economía, debería atesorar en su moneda o invertir en ella, no en la divisa de otro estado. Ojo, que no estoy de acuerdo con que le quiten los ahorros a los trabajadores, y menos que sean quienes paguen la “joda” del resto, pero no hay que ser hipócritas. Tenés derecho a reclamar tus ahorros, pero nunca confiaste en el país, por eso tenías dólares.
También hay un comentario bastante gracioso, que dejaron en mi blog http://www.panoramabursatil.com.ar/2008/09/y-al-tercer-da-no-resucit.html, se los copio por si les interesa verlo.
Saludos, muy bueno tu blog.

B-K dijo...

Primero no hablen por todos.

Segundo, Coki si no es molestia, podes decirme tu edad, porque hay una teoría que dice que a medida que creces o "maduras" te olvidas de tu "ideología" osea tus valores en favor de tu "supervivencia". El ejemplo de la tabacalera me dio escalofríos.

Respecto de la frase "yo confíe en el país" me causa mucha gracia quien la dice se olvida de que es forma parte de ese país. Como cuando se escandalizan ante la corrupción de un político, siendo que la mayoría de la sociedad es corrupta.

Buenos Ayres dijo...

El "a donde vamos", o "que queremos", varía radicalmente cada cuatro años. Desgraciadamente, por cierto.
El mejor ejemplo de que hay que seguir con una estrategia política-económica para salir adelante, en Latinoamérica, es Brasil. Espero que no estemos tan lejos de eso.
En cuanto a la idelogía izq, derecha, realmente no se entiende, por un lado queremos hacer un tren bala y por otro genermos confrontación en el pueblo, hablamos de negros y blancos. De gorilas y golpeados (cuando paralelamente tenemos las patotas de INDEC), de oligarcas "cipayos" y pobres nacionalistas.
La careta K se desprende todos los días un poquito más y da a relucir la escencia del kirchnerismos, que es, como dijo capussoto: EL MENEMISMO CON DERECHOS HUMANOS.


saludos. Buen Post

Facundo dijo...

Las generalizaciones son odiosas. Pero coincido con el análisis. En general.

Lo que no coincido es sobre lo "negativo" de que el gobierno "se tambalea" de derecha a izquierda.

Creo que en el equilibrio está lo bueno, y por eso apoyo todas las medidas "de izquierda", pero también me parece excelente implementar un(os) TAV que unan las principales ciudades del país. (lo cual implica mayores oportunidades de inversión en el interior, lo cual lleva a descentralización de la población, lo cual arregla "el problema de los trenes" de baires, etc etc.)

Yo festejo las buenas medidas, sean de izquierda o de derecha. Y puteo contra las malas y la corrupción, sin importar cuál "mano" reciba la coima.

Ceo dijo...

La ideologías me hartaron y los teóricos son patéticos, no pegan ni una. ¿Tanto cuesta ser lúcido?

PiensoLuegoPiensoLuegoExisto dijo...

(Clap-clap) Impecable.

Resta decir que el pueblo suele tener muchos más mareos que antes porque ni el Gobierno mismo sabe lo que hace.
Como bien decís, en la época de Menem, en donde (pese a todo) había capacidad de conducción y metas, la gente sabía qué hacer y qué esperar.
Pero ahora es muy difícil manejarse sin dinero y en la neblina...

Saludos
PLPLE

Walras dijo...

Es difícil pensar que este gobierno sea de izquierda, ¿no? Los gastos millonarios (e inutiles) como el tren bala, dirigidos a un sector de alto poder adquisitivo (que encima va a tener que ser subsidiado para que no sea inviable), la inflación que afecta a los más desprotegidos, los beneficios constantes a los grupos concentrados (mineras, exportadores de cereales, frigoríficos) me hacen pensar más que se trata de tipo sin ideología más que maximizar su propio "bienestar".
Esto de ir a pedir dinero e inversiones me suena más a imposición de la realidad que a una convicción profunda. Así como K, luego de tanto denostar al PJ, cuando no le quedó otra terminó recostandose en él (presidiendolo!).
Creo que lo más nefasto de este Gobierno es la mentira y la desinformación. Mucha gente se cree el verso de que el gobierno es nacional y popular, cuando es claro que es todo lo contrario. Al menos Menem, en este sentido, no engañaba. Nos robaba, nos entregaba y nos lo decía en la cara. K hace lo mismo, pero algunos todavía no se dieron cuenta.
Saludos

Anónimo dijo...

jajaja, "el gran pais del norte", el ahora mayor estatizador de la historia, el capitalismo se esta muriendo, el mercado se cae sino interviene el estado. No al neoliberalismo, si al socialismoooo !!!

Anónimo dijo...

La clase obrera / es lo mejor
Burgueses.. atras!!!

xD

Maruchi dijo...

100 % conforme con tu comentario!
Chicos, lo bueno es que para el año que viene podremos votar e ir "haciendo ajustes" en el Parlamento. Por algo se empieza, después tendremos que ser pacientes hasta el 2011 (si es que llega sana y salva), y ese día votar con algo de cerebro.
Mientras tanto, habrá que averiguar quién es quién, qué hizo y qué no hizo, sacar nnuestras conclusiones y meter el sobre en la urna (y espero que sea con algo de sabiduría!)

Saludos a todos :)

Maruchi dijo...

PD: me refiero al comentario de Coki :P

Little Butterfly dijo...

Nano en mi blog, hay un premio para usted.

Coki dijo...

Fernando, exactamente. Hoy hablaba de eso justamente con un amigo: acá queremos lo mejor de la derecha, lo mejor de la izquierda, mientras gritamos y somos corruptos.

El Pájaro, me parece bueno el detalle que mencionás, es cierto. Creo que el problema es que la gente no ve que esa moneda fuerte es una consecuencia de políticas y estilos que acá no aceptarían que ocurrieran.

B-K, no pasa por la edad. Esta forma de pensar la tengo desde hace siempre. Hace poco leí un artículo (perdón por no recordar dónde) que decía que el concepto de ideología se parece al de la religión, en el sentido de ser algo en lo que se cree fervientemente, hasta más allá de la razón, y que se lo defiende a todo costo. Creo en las ideas, no en la ideología. Y no por mi edad.

Lamento haberte generado escalofríos con el ejemplo, pero honestamente no entiendo por qué. Me explicás? Estás seguro de que se entiende bien a lo que apunto?

Coincido con lo de la sociedad corrupta, sin duda.

Buenos Ayres, coincido con lo que decís, especialmente con la primera oración. De hecho, algo que me está dando vueltas estos días y quizás logre plasmar en una entrada es que creo que un gran logro de los políticos argentinos es hacernos creer que los procesos de los que forman parte empezaron con ellos.
Por ejemplo, la crisis económica que sufrimos con De la Rúa es consecuencia, en gran medida, de la década de Menem. Pero él se fue a tiempo.
Kirchner habla de los ´90 como un pasado lejano y nefasto, pero ambos son del mismo partido y lo ponderó a Menem como el mejor presidente de la historia. Sin embargo, hablan de todo lo que hay "pendiente" como si fueran gobierno desde hace 10 meses.

Facundo, sigo preguntándome cuántas personas hay escribiendo con tu nick. Hace tiempo te leí decir "el tren bala es un negociado por coimas, obviamente" (no es textual). Y ahora decís en la misma frase que odiás a la corrupción y que estás de acuerdo con el tren bala.

CEO, quizás falta algo de sentido común y tomar una dirección concreta de una buena vez, no?

PLPLE, estoy de acuerdo. Eso no significa que me gustara Menem, porque no es así. Pero ciertas cosas funcionaban y eran claras (incluyendo su corrupción, que me parece intolerable).

Walras, parece que coincidimos en general sobre Menem. Igual, yo no le quito tanto peso a su corrupción como hacen otros. Para mí eso destruye a un país.
Y es cierto lo que decís al principio. Me pregunto mucho por qué alguna gente considera de izquierda a este gobierno.

Anónimo, vamos a ver si se cae. Me parece que en un tiempo se recupera y vuelve a ser una potencia, mientras acá seguimos creyéndonos vivos por pasar semáforos en rojo.

Maruchi, me preocupa cuántos recursos del Estado van a usar para la campaña del año que viene. Yo no sobreestimaría a la gente. Me parece que van a sacar encima del 30%.

Little Butterfly, gracias! Ya pasé, agregué, te mandé un e-mail y mañana le grito al mundo que fui felizmente elegido.

Martha Colmenares dijo...

Yo agregaría, y como les gusta un viajecito a Disney...
Saludos

Facundo dijo...

Coki:

Estaba poniendo los TAV como ejemplo de que mientras las cosas se hagan bien, la medida -sea "de izquierda" o "de derecha"- puede ser positiva

El problema está cuando una medida, sea de la "mano" que sea, tiene tantas cosas tan turbias. Como ésta: Coimas muy obvias, concesión a empresas investigadas por la justicia de otros países, y un largo etc que ya conoces...


Por eso es que te decía, irse al extremo,para un lado o para el otro, no está bien. El mundo real necesita medidas de derecha y medidas de izquierda. Al menos así lo veo yo.