Un mosquito no puede frenar una locomotora, pero puede llenar de ronchas al maquinista (Quino)
¿Es tu primera visita a Nanopoder? Quizás te interese suscribirte al feed o recibir las entradas en tu e-mail a medida que se publiquen.

Microeconomía, psicología, amor y discriminación

jueves, 18 de septiembre de 2008

Un concepto de microeconomía que siempre me gustó es el de la selección adversa, bastante relacionado con el riesgo moral.

Lo que dice, resumidamente, es que la información es incompleta al momento de tomar una decisión. Es imposible saber lo necesario sobre el elemento en cuestión.
Por ejemplo, si uno quiere contratar a una persona, no puede investigar y predecir todos los elementos que son deseables para el puesto vacante.

Un motivo es que el costo de obtener la información sea superior al beneficio que generaría tenerla.

El modo usual de enfrentar esta situación son las llamadas señales. Los agentes se basan en símbolos que, con un costo mucho menor, ayudan a inferir respecto a las características que se desconocen.
En el ejemplo de la contratación, un título universitario o estar casado puede significar, además de lo evidente, que esa persona tuvo que sentarse y estudiar, rendir exámenes complejos, relacionarse con compañeros, ser una persona estable o lo que fuere.

De este modo, todos usamos señales en nuestra vida cotidiana. La marca de un producto, un mecánico recomendado o alguien bien vestido son señales que usamos a diario.

Pero hay otras menos evidentes.Hay estudios (de distinta seriedad) que buscan identificar qué cosas nos atraen del sexo opuesto y sus motivos. En resumen, un hombre poderoso puede representar, desde el instinto (o impulso para ser más preciso), alguien que protegerá a la "cría". Y una mujer con "buen" cuerpo, alguien genéticamente adecuado para generar descendencia. Sean o no precisas sus conclusiones (o mi reproducción de ellas), está claro que nos basamos en señales para manejarnos en nuestra vida social y sexual.

Hace un tiempo me animé a publicar una teoría personal (que resultó no serlo tanto) sobre la formación del inconsciente. Consideré que el instinto de supervivencia lleva al bebé a aferrarse al modelo paterno, en una especie de "imprinting psicológico", porque son las figuras que asocia con la preservación de su vida. Por esta identificación nacería el edipo y la búsqueda posterior de parejas parecidas a nuestra madre o padre.

La semana pasada me preguntaba por qué una persona está dispuesta a conocer y hasta intimar con alguien hasta entonces desconocido en ciertos ámbitos (un boliche, una fiesta) y le provocaría miedo y rechazo la posibilidad de que ocurriera en un lugar sin resguardo, como la calle, un colectivo, etcétera.

Llegué a la conclusión de que ciertos lugares tienen señales implícitas. Si uno va a cierto tipo de boliche, de algún modo considera que quienes están ahí tienen las virtudes básicas necesarias. Esto se da por el solo hecho de haber logrado entrar, de cómo esté vestido o si es conocido de algún conocido nuestro.

En definitiva, las señales nos dicen que esa persona es confiable, es como uno.

Eso me llevó a pensar en la discriminación. Una persona con rasgos distintos a los míos en realidad tiene rasgos distintos a los de mis padres. O sea, a aquello que yo considero, desde lo más profundo de mi instinto, seguro, confiable y protector. A primera vista, sus señales son negativas. Y no es porque no se parezca a mí, sino porque no se parece a mis padres.

21 comentarios:

Daniela dijo...

Coki: Gracias por la buena onda de siempre!!

Y te felicito por tu Blog.

Saludos
Daniela (de Noticias de Consumo)

Anónimo dijo...

A diario seleccionamos y simplificamos para comprender el mundo:estereotipamos. Con esa base pueden surgir los prejuicios y la la discriminacion en la relacion con el mundo. Separo, generalizo, elijo.
Es un esquema que se aplica a muchas situaciones de manera casi automatica, como mencionas. Tambien se aplica a los espacios, por ej, una disco y al repertorio de acciones que podes considerar "normales" en cada situacion.
Vos le llamas señales, y si, lo son. Son como un conocimiento que se usa para guiarse en la vida, como un presaber, un prejuicio... En lo que yo no estoy muy de acuerdo es con lo de "puramente instintivo" porque se puede considerar que los padres ya son parte de un contexto que va a condicionar esas elecciones, la lectura de esas señales...

beso

Natalia

Coki dijo...

Daniela, gracias por el halago! Y te vuelvo a felicitar porque tu blog fue mencionado en Telefé Noticias!

Natalia, coincido con tu razonamiento, pero le agrego un paso más (que es el que está explicado en la entrada linkeada): la figura de los padres surge, según mi idea, como consecuencia del instinto de supervivencia. En resúmen, el bebé, que es puro "instinto" (ello) y nace completamente vulnerable, ve en los padres (tutores o encargados) a sus "salvadores". Es algo así como un conductismo. Los padres son sinónimo de vida, porque sin ellos no podría sobrevivir. De ahí surge el edipo (por repetición inconsciente) y etcétera.

Fernando Ricápito dijo...

Coki:

Berger y Lukman desarrollaron el concepto de "la incorporación del otro generalizado", el bebe cuando hace algo indebido sensa que los padres se enojan y trata de no volver a repertirlo -no es el caso de mis hijos- tambíen de esta manera -como bien decís- incorporamos el modelo de madre/padre al cual debe parecerse nuestra pareja en un futuro.

Hay otra teoría -biológica por cierto- de que la gente nos gusta más cuando se acerca al "rostro promedio" y viceversa

Espero pases por mi blog, es en algo parecio al tuyo pero para NO especialistas

F

Coki dijo...

Fernando, coincido a medias con lo que comentás (sin ser un especialista, así que mi opinión puede no ser muy válida):

Puede ser que el bebé esté atento a lo que hacen los padres. Pero creo que el miedo a no ser querido (que lo veo, nuevamente, en su relación con la supervivencia) lo lleva a poner a prueba ese cariño portándose mal y no bien.
Por eso los chicos son "traviesos", especialmente con padres permisivos. Porque ser castigado es un modo de ser mirado y tenido en cuenta.

Hasta agrego algo para la reflexión: muchos de los punks, emos, floggers o como quieras llamarlos son chicos poco mirados (algo esencial para el niño, sino fijate el concepto de marasmo). Por eso suelen usar ropas llamativas. Es la búsqueda de la mirada del otro.

Hace pocos días noté algo que me gustó porque abona mi pensamiento: si te fijás, las fotos de los floggers suelen estar tomadas desde arriba. O sea, la mirada del padre hacia el niño.

Ya estoy en tu blog, husmeando un poco. Me parece muy interesante por ahora.

Alexandros dijo...

Coki, realmente muy interesante tu opinion. La considero muy acertada, a excepcion de lo ultimo que dijiste sobre el angulo de la foto. Aunque parece posible que las fotos sean asi por la posicion de la mirada del padre, creo que tiene motivos mas banales que eso.

Podria ser que el subconciente los haga tender a poner asi las fotos, pero la verdad no me convence del todo.

A excepcion de ese pequeño punto, felicito tu aguda perspectiva de la realidad.

Fernando Ricápito dijo...

Puede ser Coki...todo puede ser...espero me dejes un comentario por ahi y que cada tanto me visites

Un abrazo

FR

Buenos Ayres dijo...

Lo que decis de los viejos es verdad. Los padres son en muchisimas actitudes (formas de pensar, reaccionar, dirigirse a un tercero) un espejo de como nosotros actuamos también. En muchos casos ese espejo no es grato, la mayoría de las veces que nos peleamos con nuestros padres es porque ellos son igual que nosotros e indirectamente nos estamos reflejando en ese espejo y por eso confrontamos.
Es muy interesante lo que planteas del resguardo, es mi teoría que te acabé de plantear en el párrafo anterior pero a la inversa. No nos sentimos resguardados o protegidos en ese tercero porque nustros padres tampoco lo sentirían.
De todos modos quiero aclarar que estoy opinando solo por experiencia o intuición. No soy muy amigo de la psicología, aunque me parece muy interesante.

Muy buen blog, te felicito.

Martha Colmenares dijo...

Pues mira yo había venido antes y aun no habías actualizado. Lo de los premios entretiene, mira que Chávez a todas horas, es de pronóstico.
Te tengo uno para el próximo.
Muy buena tu entrada.
Un abrazo, Martha

Andrés dijo...

Muy bueno el último párrafo acerca de la discriminación.

No sé si será así o no, pero si la reflexión es suya es muy valiosa.

Ulschmidt dijo...

Si, absolutamente. La vida urbana moderna impide saber nada del otro y las marcas de pertenencia vienen dadas por el restringido acceso a lugares comunes.

Maruchi dijo...

Me gustó mucho tu teoría, y nunca había pensado a la discriminación como la planteas en esta entrada, pero es un punto de vista interesante y me llamó la atención.
No soy muy amiga de la psicología tampoco, pero muchas cosas de las que planteas y también de los comentarios que leo, estan muy buenas.(Por suerte no soy flogger jejeje...)
Saludos a todos.

Mariel

eliana dijo...

Me hiciste acordar a que hace muchos muchos años se creía, ponele, que si una mujer venía de una flía numerosa y con hermanos varones, era más probable que tuviera mucha descendencia y masculina.

Lo que decís del boliche es parecido, me parece, a cuando alguien cree que conoce a alguien porque sabe su nombre, a qué se dedica, dónde trabaja y cuántos años tiene.

Debe ser que uno siempre trata de buscar un marco de referencia como para al menos descartar o no a la persona.

Coki dijo...

(gracias por todos los halagos a la entrada, a quienes la halagaron)

Buenosayres, creo que la pelea con los padres pasa también por otros factores. Lo que yo pienso y propongo es que tomamos ese modelo por buscar la supervivencia. Obviamente, también nos parecemos por el componente genético, la convivencia, la educación inicial, imitación, etcétera.

Ulschmidt, coincido con lo que decís, pero no creo que sea algo necesariamente de la vida moderna. Creo que históricamente siempre se buscó al parecido y se condenó al diferente. Y creo que el miedo y la búsqueda inconsciente de sobrevivir son factores muy fuertes.
Me cuesta pensar (y es un tema que me interesa mucho) que el ser humano haya evolucionado en menos de un siglo tanto como para modificar su estructura psíquica como consecuencia de la modernidad
/ tecnología / etc.

Mariel, no te vamos a discriminar por emo eh, no te preocupes.

Eliana, no sabía eso sobre los hijos. Y sí, se busca el marco de referencia.
Por un lado, busco salir del lugar típico de "discriminar es malo y lo hace la gente mala" y también alertar sobre que muchas veces los factores de elección no son los ideales y puede generar situaciónes negativas.

El del 0.33% dijo...

Me gusta mucho la gente que ve la economía mucho mas allá de la propia economía. Muy bueno el post Coki.

Por cierto, creo que la mejor teoria para el mercado de féminas es la del mercado de limones de Akerlof. jaja!

eliana dijo...

Es que viste que hay palabras que tienen una connotación "social" negativo. Bah, un uso negativo sería, pero no sé si lo estoy expresando muy bien. Por ejemplo discriminar. Si yo digo "yo no soy coki" también estoy discriminando y eso no es malo (aunque ser Coki debe estar buenísimo, claro).

Pero en seguida la asociación va por el lado negativo, que cuando uno discrimina establece una jerarquía cuando no necesariamente tiene por qué ser así. Dos cosas pueden ser distintas pero no estar subordinadas.

Anónimo dijo...

" un hombre poderoso puede representar, desde el instinto (o impulso para ser más preciso), alguien que protegerá a la "cría". Y una mujer con "buen" cuerpo, alguien genéticamente adecuado para generar descendencia
No lo son señor, estas proposiciones son una falacia. La cantidad de casos donde los padres asesinan a sus hijos por cuestiones de poder hace caer la primera premisa. Es decir, donde el poder reina, los lazos de la familia se distienden.
La segunda tampoco es correcta, el cuerpo esta históricamente construido: la idea de buen cuerpo no es algo universal. Cada sociedad define históricamente lo que es un buen cuerpo. En los 90 el modelo femenino llevaba a las mujeres a los limites de la anorexia... Hay una confusión en esa concepción de "buen cuerpo" y "geneticamente apto para la descendencia". Esta última es directamente inaceptable: podrías averigüar sobre la historia de la eugenesia.

Coki dijo...

0,33% gracias! El tema está, creo, en no excederse y ser un nerd.

Eliana, creo que no entendí lo que decís, ¿es posible?

Anónimo, no entiendo por qué los asesinatos por poder refutan la primera premisa. Ahí hablaba del atractivo de la pareja y justamente aclaré que se trata de señales y no de realidades. El problema de basarse en señales es que la realidad (o sea, el resto) puede ser muy distinta a lo que parece.

Conozco la eugenesia. En qué momento dije que el "buen" cuerpo era algo objetivo e inalterado durante el tiempo? Por algo lo puse entre comillas, ¿no?

Alejandra dijo...

Excelente blog, Coki!
Me hiciste pensar mucho sobre la discrminación, el imprintig y demás yerbas.
Para Anónimo: las teorías que expone Coki en este post no son falacias, están comprobadas por miles de estudios científicos serios.
Vaya a leer un poco y vuelva.

Ella dijo...

Aquí vine mi querido amigo Coki (así recordamos viejos comments :) )

Recién termino de ver Talento Argentino así que leí tu post con los ojos de jurado. buaa.
Creí que hacia el final se venía un gran remate, una de esas conclusiones tuyas que dejan pasmado a cualquiera... pero no, debe ser que espero eso de tus posts, no se.
Otra cosa, me encanta cuando te "autoreferenciás" en los posts: armás tus propias teorías y las justificás con otras tuyas anteriores... ¿estás armando la 'cultura Nanopoder'?

Sinceramente no se si opinar sobre micro, psicología o amor...
Ya varias cosas dijeron sobre biología e instintos, así q en eso no me meto porque no sé.

El tema de la micro y el amor no es nuevo, aunque si hacemos la transitiva: la micro describe las relaciones amorosas-las relaciones amorosas tienen fundamento biológico, entonces: ¿la microeconomía puede explicar los procesos biológicos?
Eso me da miedo...

Con respecto a la DISCRIMINACIÓN, el otro día escuché a Rolón (psico de RSM) diciendo que en realidad saber discriminar es una gran virtud: es lo qeu nos permite separar lo bueno de lo malo, lo que nos conviene de lo que no.
En la sociedad se estableció esto de discriminar y sentirse mal por ello, porque se llevó al extremo esa capacidad(con la xenofobia y demás...)

De última, usar señales nos sirve para discriminar correctamente, o lo menos mal posible.

y si, la culpa de todo lo tienen los padres... :p

Anónimo dijo...

Alejandra ya que lees tanto... propongo que cites el autor de la teoría, la universidad de la cual depende, y por supuesto el grupo editor. De esta manera, vas a poder mandar a alguien a leer. Yo si te puedo mandar a leer chiquita. "Reflexiones en torno al racismo" Cornelius Castoriadis. (Aclaro filósofo y psicoanalista)